sábado, 18 de marzo de 2017

DE LAS TASAS UNIVERSITARIAS EN CATALUÑA

 

· El Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) y la Coordinadora de Asambleas de Facultad (CAF) convocaron dos jornadas de huelga a primeros de marzo: el día 1, en la UAB; y el 2, en todas las universidades públicas de Cataluña. A pesar de la labor de los piquetes, el seguimiento fue desigual, dependiendo de las universidades y de las facultades. El día 2, tuvo lugar también, en el centro de Barcelona,  una manifestación no muy concurrida (un 2,3% de los 170.000 universitarios catalanes).

· Según rezaban las pancartas y los grafitis, los universitarios se movilizaron principalmente por dos motivos. Por un lado, contra el incumplimiento, por parte del Gobierno de Cataluña, de un mandato del Parlamento catalán de 2016: se debía proceder a una reducción del 30% de las tasas universitarias que, en 2012, habían subido un 67%. Además, se exigía  una equiparación del precio de los créditos de “grado” y de “máster”, ya que los de máster duplican a los de grado.

· A simple vista y desde la óptica estudiantil, estas reivindicaciones pueden parecer lógicas y razonables para justificar las movilizaciones. Sin embargo, si las analizamos desde un punto de vista más sistémico, podremos constatar que denotan cortedad de miras y una patente falta de análisis y de argumentos. Por eso, se podría afirmar que las exigencias estudiantiles precitadas son los árboles que, aunque forma parte del bosque, no dejan ver el meollo del bosque: el origen de los problemas de financiación de la universidad catalana.

· Por un lado, llama poderosamente la atención que los planes de estudio de Bolonia (en 2010, el 4+1; y luego, en 2015, el 3+2) hayan sido implantados y que, a partir de 2012, las tasas universitarias hayan subido como la espuma, sin una oposición clara, firme, decidida, contundente y masiva de los dos principales actores universitarios: alumnos y profesores. Ante estos hechos, las movilizaciones del pasado y las de hace unos días han sido minoritarias, tímidas e inconsistentes. En efecto, no se ha conseguido que la comunidad universitaria tome conciencia de lo que estaba y está en juego. Por eso, después de las últimas movilizaciones de principios de marzo, el statu quo se consolida aún más: la implantación del 3+2 sigue su curso y el Gobierno de Cataluña mantiene las desorbitadas tasas académicas. ¿Para qué han servido las jornadas de huelga? Simplemente, para que se entrenen los piquetes, que tienen el cerebro en los extremos de los brazos, y para desperdiciar días de actividad docente.

· Por otro lado, uno no llega a comprender por qué el SEPC pide sólo una reducción del 30% de las tasas, perpetuando así la discriminación de los universitarios catalanes, en relación con los de las otras CCAA o de la Unión Europea (UE). Si todos somos iguales ante la ley y si todas las universidades ofrecen los mismos servicios (formación), no es de recibo que las tasas universitarias en Cataluña sean, de media, el doble (para los créditos de “grado”) y el triple (para los de “máster”) que en las otras CCAA. Además, si se debe converger con los países de la UE en todos los campos, habría que acercarse a la mayoría de los países de la UE que tienen una enseñanza universitaria gratuita o con unas tasas simbólicas. Hoy, las tasas en las universidades públicas españolas (¡y no digamos en las de Cataluña!) son las más altas de Europa. Y, según un informe de CCOO, la subida de tasas se ha visto agravada por una bajada de la cuantía de las becas, sin que se haya habilitado un sistema de préstamos o de beneficios fiscales o de ayudas distintas de las becas. 

· En tercer lugar, las reivindicaciones del SEPC se han centrado sólo en  cuestiones crematísticas, olvidando aquellas otras que, en un mundo cada día más globalizado y competitivo, deberían mejorar la calidad de la enseñanza universitaria y la formación de los universitarios. De esta formación depende el tránsito hacia la vida laboral y el éxito en la misma, como puso de relieve Ramón y Cajal al escribir: “El cerebro humano es como una máquina de acuñar moneda. Si echas en ella metal impuro, obtendrás escoria; si echas oro, obtendrás moneda de ley”. Sólo dos ejemplos que ilustran la despreocupación y la ceguera de los estudiantes y de los profesores universitarios sobre los aspectos cualitativos de la enseñanza española a la boloñesa.

· Uno es el de los “grados combinados”. Los estudiantes y los profesores nunca criticaron ni se opusieron a este nuevo “producto”, que constituye una degradación o devaluación de los estudios universitarios. Además, los alumnos no sólo mordieron este anzuelo sino que incluso protestaron, el curso pasado, contra la eliminación de algunos de estos grados. Si los grados simples (240 créditos) no proporcionan una formación sólida y satisfactoria, y, por eso, se aconseja a los alumnos que hagan un máster, ¿qué se puede conseguir con unos grados combinados (por ejemplo, francés e inglés), en los que se dedican sólo 120 créditos a cada una de las lenguas? Como he escrito en otro lugar y explico siempre a mis alumnos, estos grados son un engaño y una estafa a los universitarios. Y sólo pueden conducir a una decepción y a una frustración de los mismos, al poner en entredicho la inserción y el éxito laborales de aquellos que los hayan elegido.

· La “evaluación” y la “revaluación” es el otro ejemplo. Con los planes de estudio a la boloñesa, se suprimieron los tradicionales exámenes de septiembre y se implantó, una semana después de la evaluación final, una antipedagógica y absurda revaluación. Después de haber hecho una “evaluación continua” de cada estudiante,  cualquiera con dos dedos de frente puede comprender, excepto si cree en el milagro de Pentecostés, que es imposible que se puedan aprender, en sólo unos días, aquellos conocimientos o competencias que no se adquirieron durante todo un semestre. Por eso, parece lógica, razonable y necesaria la recuperación de los exámenes de septiembre que, por cierto, nunca han exigido ni estudiantes ni profesores.

· Finalmente, con sus pacatas reivindicaciones crematísticas, los universitarios catalanes han dado muestras de una ceguera severa. Se han fijado sólo en los síntomas (subida de tasas), pero no han buscado las causas prístinas de los recortes en los presupuestos de las universidades y de la subida astronómica de tasas. Para los economistas, “los recursos son siempre escasos” y, en la gestión de los mismos, funciona el “principio de los vasos comunicantes”: los incrementos de partidas en un capítulo concreto hay que detraerlas de otros capítulos. Así de simple.

· Es una evidencia que las políticas equivocadas, interesadas y partidistas tanto del Gobierno Central como del Gobierno de Cataluña, así como el despilfarro, la malversación y el saqueo generalizado de los recursos públicos por parte de la casta política nos han conducido a la larga y profunda crisis actual. Por eso, los Gobiernos de turno nos han obligado a apretarnos el cinturón, han utilizado la tijera en educación, en sanidad, en servicios sociales, etc. y nos ha pasado la factura a los trabajadores en activo (despidos, congelación o reducción de salarios, etc.), a los jubilados (copago sanitario y subidas vergonzosas de pensiones), a los estudiantes universitarios (subida de tasas, reducción de las becas),... ¿Para qué seguir enumerando damnificados y abusos?

· Por eso, llama poderosamente la atención la falta de lucidez y agallas de los jóvenes universitarios catalanes y el hecho de que no hayan puesto en la picota y lanzado sus críticas contra la casta política catalana, sólo ocupada y preocupada por el “proceso de independencia” y por cubrir con la “senyera” o con la “estelada” las vergüenzas de tanto cleptómano, que ha esquilmado el erario público catalán con mordidas del 3% (Maragall) o del 4% (Millet y Montull) o del 6% o el 10% (según otros) en toda obra pública. Y esto parece que es sólo la punta del iceberg. De estos polvos, también los lodos de las subidas de tasas.

© Manuel I. Cabezas González
Publicado también en Fuerteventura Digital, Periodista Digital, Liverdades, La Trivial, Catalunya Press, A Fons Vallès, Las Voces del Pueblo, La Tribuna del País Vasco, Red de Blogs Comprometidos, Cerdanyola Info, Cerdanyola Informa, Crónica Popular, #Make Me Feed, L'Independent de Barberà y Noticanarias.
www.honrad.blogspot.com 
17 de marzo de 2017 

domingo, 12 de febrero de 2017

UN DIPUTADO AUTISTA Y NADA EJEMPLAR

 
Jordi Salvador i Duch
Diputado de ERC por Tarragona en la Cámara Baja
(Fuente: Web del Parlamento)

· Hace algunas semanas publiqué un texto que titulé “¡El lobo, que viene el lobo!”. En 20 días, fue leído por más de 8.000 internautas en Honestidad Radical. Y también fue difundido, que yo sepa, por 14 medios de comunicación digitales. A pesar de haber tenido tantos lectores, sólo unos pocos se tomaron la molestia de reaccionar al mismo y de enviar a Honestidad Radical un comentario en abierto. Sin embargo, recibí también algunos feedbacks en mi correo privado. Entre éstos, uno  de Jordi Salvador i Duch, diputado por Tarragona de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso de los Diputados. Por sus formas y por su contenido, me permito hacerlo público y diseccionarlo en este dazibao libre y sin censura que es Honestidad Radical.  

· Antes de entrar en materia, quiero precisar que todos los textos que cuelgo en Honestidad Radical los remito también a nuestros representantes en las Cortes Generales (Congreso y Senado). Normalmente, recibo la callada por respuesta. Sin embargo, a veces, algunos de nuestros representantes me envían respuestas gratificantes y laudatorias; es el caso, por ejemplo, del diputado del PSOE,  José Ignacio Sánchez Amor, que me decía, hace unas semanas, de verbo ad verbum: “Interesante [su artículo], gracias, no se puede imaginar la cantidad de cosas aburridas u ofensivas que recibimos los diputados de cuanto Maestro Ciruela pulula por la web. No es su caso. Saludos”. Y, de vez en cuando,  algún diputado o senador me ha hecho llegar también una respuesta displicente, reprobatoria y ofensiva. Es el caso de la reacción del Diputado de ERC, Jordi Salvador i Duch, de la que voy a ocuparme hoy. Anem per feina! (vayamos al grano).

· Este diputado de ERC, en un primer y lacónico correo (11 de enero de 2017) tildó mi texto de “article brossa” (artículo basura) y me pedía que no le enviase más escritos. Ante mi esmerada y argumentada respuesta, preñada de sentido común, de lógica y de cortesía lingüística (13 de enero de 2017), volvió a dirigirse a mí (16 de enero de 2017) para reiterarme: 1. que mi texto era un “article brossa”; 2. que no volviera a enviarle ningún texto más; y 3. que no tenía ninguna gana de debatir conmigo. Como hubiera escrito Ernesto Sáenz de Buruaga, así sucedieron las cosas y así se las he contado.

· Creo sinceramente que el contenido y las formas de las misivas del Sr. Diputado de ERC, Jordi Salvador i Duch, así como la actitud que transpiran no son de recibo en un cargo público o en un representante de los ciudadanos. Por un lado, tildar de "brossa" mi ultima cogitación es muy atrevido por su parte y denota un desprecio total y absoluto hacia el punto de vista argumentado de un ciudadano-elector. En efecto, El Sr. Jordi Salvador i Duch descalifica globalmente lo que el mensajero trae en su zurrón lingüístico, sin aportar ninguna contra-argumentación. Y no sólo eso. Además se niega a debatir con los ciudadanos (en este caso, conmigo) y se permite exigir que corte el cordón umbilical que propicia el comercio lingüístico, absolutamente necesario, entre los electores-representados (yo soy uno de ellos) y los elegidos-representantes (él es uno de ellos también). Y todo esto sin respetar la obligada cortesía lingüística (las formas),que nos debemos tanto los electores como los elegidos, en una democracia auténtica, adulta y realmente consolidada.

· En Francia, donde me formé y me convertí en ciudadano, siempre me dijeron y enseñaron que uno es libre de decir o de escribir lo que quiera, pero con una condición: hay que aportar datos y argumentar lo que se afirma. De ahí me viene mi querencia por la “honestidad radical”. Con estas premisas, se puede no estar de acuerdo con un texto y criticarlo, pero no puede ser calificado, por las buenas y sin una contra-argumentación sólida y alternativa, de “basura”. Por eso, se podría deducir lógicamente que la formación y la praxis lingüística y política del Diputado de ERC por Tarragona adolecen de lagunas que denotan claramente que el Sr. Jordi Salvador i Duch no conoce y, por lo tanto, no puede practicar el ABC de la cortesía lingüística, así como el de los comportamientos democráticos.

· Por lo tanto, los feedbacks del Diputado Jordi Salvador i Duch no me parecen ni razonables ni lógicos. Repugnan al sentido común, a la lógica y a las buenas maneras. Y casan mal con los usos y comportamientos comunicativos, civilizados y democráticos. Además, sus correos son mucho más rechazables por tratarse de un representante  político, que se dice, para más inri, de izquierdas. El diputado Jordi Salvador i Duch, como cualquier otro diputado, debería estar siempre en comunicación con los electores y a la escucha de los ciudadanos, que lo han llevado al Parlamento Español para que los represente. No debe olvidar que los miembros de la clase política —que algunos llamamos “casta”, y con razón— son empleados nuestros, los ciudadanos-electores; y que están donde están para servir a los ciudadanos y no para servirse del estatus de diputado en beneficio propio.
· Lo que acabo de narrar no es un comportamiento privativo del Diputado independentista de ERC. El caso descrito no es único, ni tampoco una excepción. Se trata de un ejemplo paradigmático que ilustra, en general, el comportamiento de los miembros de la casta política, una vez que han llegado al poder y han asentado sus reales al sol del erario público. En efecto, puedo dar testimonio personal de cómo se las gastan ciertos líderes políticos que, ante los análisis críticos y argumentados de militantes de sus partidos, han reaccionado como el diputado de ERC por Tarragona, Jordi Salvador i Duch.  

· Es el caso de Rosa Díez, cuando regentaba su “granja orwelliana” de UPyD, y de Albert Rivera, al subírsele a la cabeza el título de roitelet de su ínsula de Barataria, C’s. Tanto la una como el otro —ambos, personajes estólidos y, como hubiera dicho Pilar Rahola, procedentes del todo a 100 de sus partidos— se dirigieron a ciertos militantes, informados y con criterio, ordenándoles también que dejasen de enviarles textos denunciando irregularidades o malas prácticas tanto en UPyD como en C’s. Y no sólo eso. Además, se dedicaron a expulsar de su granja orwelliana o de su ínsula de Barataria, a los mensajeros de mal agüero, que pensaban y, por lo tanto, estorbaban. Y esto lo llevaron a cabo por “potestas” testicular, i.e. sin “auctoritas” y sin respetar los procedimientos estatutarios.

· Estos comportamientos denotan un desprecio total y absoluto de los votantes  y de los militantes, que son considerados como simples trastulos por los engreídos de la casta política, que parecen regirse por ese lema de una pseudo-democracia que reza así: “Tú vota cada cuatro años y, luego, calla”. ¡Qué lejos estamos del país soñado por X. Sardà!: “Un país en el que criticar se considere patriótico; discrepar, saludable; y provechoso reprobar las rigurosas mentiras de los que mandan”. ¡Y qué cerca de la opinión de Javier Marías sobre los políticos!: a los políticos “nadie los quiere y, en general, caen fatal. […] Si dejan de gobernar, es porque los votantes están hartos de ellos y ya no los pueden ni ver; y […] si gobiernan, no es porque los ciudadanos les tengan confianza y les encuentren méritos, sino por el mero deseo de quitarse de encima a los anteriores”. Si la casta política española (y también la de otros lugares) no fuera autista (i.e. encerrada en su mundo, alejada de la realidad y sin contacto con ésta), se daría cuenta de la sabiduría encerrada en este pensamiento del Viejo Profesor, Enrique Tierno Galván: El poder es como el explosivo: o se maneja con cuidado o estalla”. El que avisa no es traidor.

© Manuel I. Cabezas González
Publicado también en Bembibre Digital, Bierzo Diario, La Tribuna del País Vasco, Periodista Digital, Cerdanyola Informa, A Fons Vallès, Crónica Popular, Catalunya Press, Red de Blogs Comprometidos,Web del Movimiento Cívico de España y Catalans, Las Voces del Pueblo, El Buscador y Liverdades.com.
11 de febrero de 2017 


lunes, 9 de enero de 2017

¡EL LOBO, QUE VIENE EL LOBO!

 
(Los peligrosos boababs del planeta del Principito)

· En una de sus fábulas (El joven pastor y el lobo), Esopo narra la broma que un pastorcillo hizo a los vecinos del lugar. Un día, solo y aburrido mientras pastoreaba el rebaño comunal, empezó a gritar: ¡El lobo, que viene el lobo! A sus gritos, los lugareños acudieron raudos en su auxilio y constataron cómo el pastorcillo se desternillaba por la broma que les había gastado. Una semana más tarde, volvió a repetirla y los vecinos del pueblo volvieron a creerse el engaño. Periódicamente, el pastorcillo volvía a las andadas y los solidarios vecinos del pueblo siempre caían en la misma trampa. Un día, el lobo llegó de verdad. Entonces, el pastorcillo, muerto de miedo, comenzó a vociferar: “¡Socorro! ¡Que viene el lobo!” Pero, esta vez, nadie le creyó ni vino en su ayuda, ya que nadie cree a un mentiroso, aunque alguna vez diga la verdad. Y el lobo diezmó el rebaño.

· Este relato de Esopo viene como anillo al dedo para describir lo que ha sucedido y está sucediendo en la vida política española. Por un lado, tenemos una minoría de ciudadanos que llevan años poniendo el grito en el cielo, no para gastar bromas, como el pastorcillo de la fábula, sino para advertir de que “algo huele mal en Dinamarca”. Por eso, ante los desmanes y provocaciones reales de los nacionalistas-independentistas catalanes, han alertado de los peligros que corren la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc. Y, por el otro, están los “maestros Ciruela de la casta política española”, que han jurado/prometido guardar y hacer guardar las leyes y que han hecho y hacen oídos sordos a los reales avisos de peligro y a las auténticas llamadas de ayuda de los ciudadanos-pastorcillos.

· Desde hace ya demasiados años, en los medios de comunicación, en las redes sociales y también en la calle, la precitada minoría de ciudadanos —que no son esclavos de la “dictadura de lo políticamente correcto”, ni tampoco “moutons de Panurge”— han reaccionado, individualmente o en comandita, ante las provocaciones, los desafíos y los atropellos de los nacionalistas-independentistas catalanes y, también, de otras comunidades autónomas españolas.

· Basta con consultar la hemeroteca y las redes sociales para ilustrar lo aseverado y hacer la lista interminable de los “fraudes de ley”, a los que son tan dados los nacionalistas-independentistas que, con recursos y apelaciones sin cuento, dilatan los procesos y el cumplimiento de las sentencias judiciales. Por otro lado, se deben citar los casos de desacatos y de desobediencia a las sentencias si, por casualidad, llegan a ser firmes. Además, no hay que olvidar el ninguneo y el desprecio hacia el poder judicial, cuando los imputados o acusados se ríen en las propias narices de los jueces, negándose a acudir a los juzgados. Hay que añadir también la “prevaricación” de ciertas instituciones (por ejemplo, el Parlamento de Cataluña o muchos entes locales), que han elaborado leyes o han dictado resoluciones o han tomado decisiones que están en contradicción con la Constitución de 1978 y la legislación general del Estado. Debemos citar también las agresiones a las instituciones y símbolos de nuestro Estado de Derecho: quema de retratos del Jefe del Estado y de la bandera de España, guillotina de retratos del Rey, abucheos al himno de todos y al representante máximo del Estado, etc.

· Ante este estado de cosas, los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, así como los partidos políticos del sistema (PP, PSOE, C’s, Podemos, etc.) y ciertas asociaciones (por ejemplo, Sociedad Civil Catalana) han mirado y miran para otro lado o no han tomado las medidas pertinentes o simplemente se han dedicado a dividir a la ciudadanía, dejando a los nacionalistas-independentistas el camino expedito para que sigan conculcando la legalidad vigente y consolidando el Estado de “des-derecho”.

· Sólo algunas asociaciones (Convivencia Cívica Catalana, Somatemps y Movimiento Cívico de Espanya i Catalans, por citar las más visibles en Cataluña) y algunas redes sociales (Red de Blogs Comprometidos, por dar sólo un ejemplo, con implantación en toda España) se han encargado de mantener encendida la llama de la cordura, de la constitucionalidad y de la razón, en defensa del “Estado de Derecho”. Así, en los últimos años, cada 12 de octubre (fiesta de la comunidad hispanohablante mundial) y cada 6 de diciembre (fiesta de la Constitución), estas asociaciones y redes sociales —en solitario y sin ningún apoyo económico o moral o participativo de los partidos de la casta— han hecho oír su voz para advertir de la espada de Damocles que se cierne, como hemos indicado, sobre la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc.

· Esta dejación de funciones, este mirar para otro lado y el no velar por el respeto de la legalidad vigente, tanto por parte de los poderes del Estado como de los partidos políticos del sistema (PP, PSOE y C’s), que se dicen constitucionalistas, son la ilustración  delsilencio del miedo y de la cobardía”, del que habla el Abate Dinouart: el silencio del que calla cuando es imperativo hacer sentir la voz y velar por la aplicación de la ley, silencio que ampara al delincuente y lo declara impune.

· Además, este comportamiento de la casta política pretérita y presente me ha hecho pensar en dos episodios de El Principito (cf. Cap. V y IX) y en las consecuencias para el futuro inmediato de España. En estos dos capítulos, se narran dos de las actividades cotidianas que El Principito debía realizar para velar por la integridad de su planeta. Cada mañana debía proceder a la limpieza de su asteroide, infestado de malas semillas, para arrancar los boababs nada más nacer. De no hacerlo, estos árboles gigantescos invadirían su planeta, lo perforarían con sus raíces y lo harían estallar. Por otro lado, también debía deshollinar sus dos volcanes en actividad, para que ardieran “suave y regularmente, sin erupciones” y así evitar explosiones violentas y catástrofes; y también un volcán extinguido, ya que “no se sabe nunca” lo que puede pasar. Para esto, el Principito era muy disciplinado, muy diligente y no se dejaba engañar por las apariencias, ya que los boababs, cuando son muy pequeños, se parecen a los rosales.

· En estos momentos, se ha llegado hasta tal punto en Cataluña que, como dijo en su día Julio César, podemos razonablemente afirmar: “alea iacta est”, i.e. estamos al borde del abismo y no hay marcha atrás, si los que deben velar por el respeto y la aplicación de las leyes siguen haciendo dejación de sus funciones. En efecto, desde hace 36 años, la educación, la política lingüística y los medios de comunicación están en manos de los nacionalistas-independentistas. Por eso, las raíces de los boababs independentistas han penetrado tan profundamente en las mentes de los niños, de los jóvenes y de los “moutons de Panurge”, que hay un riesgo cierto de que se cuartee y reviente la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc.

· Algunos —como Francesc de Carreras (alter ego de Albert Rivera), en un artículo reciente, o Carlos Carizosa (vocero de C’s en el Parlamento de Cataluña), en una entrevista radiofónica de finales de 2016)— siguen mareando la perdiz y proponen la misma solución al denominado “caso catalán”: “La cuestión catalana actual no se resuelve con una reforma de la Constitución, sino con una derrota del nacionalismo en las urnas”. Ante esta solución ambigua y enredadora, debemos preguntarnos: ¿En qué tipo de urnas? ¿Acaso de Carreras y Carrizosa no se han dado cuenta de que, como ha demostrado la vida política de los últimos meses, las urnas las carga el diablo y acostumbran a dar sorpresas? Pensemos en el Brexit de Cameron; en las urnas de Matteo Renzi, en Italia; en las de Juan Manuel Santos, en Colombia; o en el resultado de las presidenciales en EE.UU., que dieron la victoria a Donald J. Trump. ¿No sería más razonable, congruente y operativo el respeto y la aplicación de la legalidad vigente, pero de toda la legalidad vigente? Si nos saltamos la ley y no pasa nada, como ha sido el caso hasta ahora, hay que levantar acta de la muerte de la seguridad jurídica y, como correlato, de la vuelta de la testicular ley de la selva. ¡Y que el Señor nos coja confesados!

 © Manuel I. Cabezas González
www.honrad.blogspot.com
Publicado también en Periodista Digital, Cerdanyola info, Liverdades.com, Cerdanyola informa, A Fons Vallès, Fuerteventura Digital, Red de Blogs Comprometidos, Catalunya Press, Press Digital, Bierzo Diario, Bembibre Digital, La Tribuna del País Vaco, Periódico El Buscador y Noticanarias. 
9 de enero de 2017

 

sábado, 31 de diciembre de 2016

“HONESTIDAD RADICAL” (H.R.) SIGUE EN SU LÍNEA

 
 
· H.R. suma un año más a su corta vida. Hoy cumple 4 “añines” y medio. Y, como no depende de nadie, sigue sin michelines y sin arrugas, que son la consecuencia de una vida desordenada, prostituida y subordinada a intereses y valores espurios, que es lo propio de los medios de comunicación al uso, tanto de antiguo como de nuevo cuño. En efecto, hace algunos años (2012), el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, ya afirmó certeramente: “Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta”.

· En estos 4 años y medio, H.R. se ha mantenido fiel a su declaración de principios y a sus objetivos fundacionales, que quedaron recogidos, negro sobre blanco, en el segundo texto (“De la honestidad radical”), publicado aquí. Además, H.R. ha aplicado a pies juntillas el lema que debía inspirar cada uno de los textos publicados, que cogí prestado a ese gran maestro de periodistas, Mariano José de Larra, y que reza así: Mi vida está dedicada a decir aquello que los demás no quieren oír".

· En este cuarto año de vida, H.R. ha incrementado sensiblemente el número  de visitas (+32.903), pasando de las 107.192 (diciembre de 2015) a las 140.095 (31 de diciembre de 2016). En los tres primeros años, cada texto fue leído por una media de 1.500 lectores. Ahora bien, en este cuarto año, la media ha subido sensiblemente: una media de 4.000 lectores le han hincado el diente a cada uno de lo textos publicados.

· Los lectores de los textos publicados en H.R. no son sólo los consumidores-degustadores que han visitado este oasis de libertad. Miles de lectores han accedido también a los mismos a través de otros medios, que han considerado que mis textos merecían un destino mejor que ese gran amigo de todo buen escritor: la papelera. Sin ánimo de ser exhaustivo, sólo quiero indicar algunos: Periodista Digital, La Nueva Tribuna, El Diari del Vallès, Crónica Popular, Bierzo7, Bierzo Diario, El Bierzo Digital, Bembibre Digital, El Espía Digital, Noticanarias, Fuerteventuradigital, Press Digital, Cerdanyola Informa, Cerdanyola Info. A Fons Vallès, Catalunya Press, L'Independent de Barberà, Voces del Pueblo, Red de Blogs Comprometidos, etc. Además, las reflexiones del progenitor de H.R. han encontrado cobijo en otros tres medios, en los que soy colaborador habitual, con sección propia: Periódico El Buscador (Sección: “Uno de Almagarinos”), Tribuna del País Vasco (Sección: “Desde la honestidad radical”) y Crónica Global (sin sección personal).

· A pesar de estos datos, que denotan que H.R. sigue progresando adecuadamente, debo constatar que el incremento tan importante de lectores no ha elevado significativamente el número de “feedback” (comentarios). En efecto, como el año pasado, son más numerosos los “voyeurs” (cf. cifra de visitas) que los agentes activos en el comercio lingüístico.

· Sólo me queda desearos a todos —lectores, glosadores o simples “voyeurs” de H.R.¡¡¡FELICES FIESTAS NAVIDEÑAS!!! ¡¡¡FELIZ NOCHEVIEJA!!!  Y un ¡¡¡VENTUROSO 2017!!!

© Manuel I. Cabezas González 
31 de diciembre de 2017