jueves, 2 de julio de 2015

JURO/PROMETO GUARDAR Y HACER GUARDAR...




· En los procesos electorales españoles y de otras latitudes, se pueden distinguir tres etapas. La primera es la campaña electoral, durante la cual los “concursantes” hablan mucho (”verba”), al tiempo que tratan de esconder-disimular sus actos pretéritos (“facta”); este comportamiento está en las antípodas de aquel salutífero adagio clásico, verdadera píldora de sabiduría, que reza así: “Facta, non verba” (“hechos, no palabras”). Luego, concluidas las elecciones, los electos llevan a cabo conversaciones en la sombra, en los modernos “patios de Monipodio poselectorales”, para repartirse el pastel o botín del poder. Y, en tercer lugar, toman posesión de las poltronas, asunción precedida siempre de la ceremonia de la jura/promesa del cargo. Después de haber analizado las dos primeras etapas de todo proceso electoral, hoy quiero detenerme en la comedia hipócrita de esta ceremonia y en la mentira/engaño que se esconde tras ella.

· El sábado 13 de junio, empezaron a materializarse los acuerdos rubricados en los patios de Monipodio poselectorales. Ese día, los candidatos electos municipales (alcaldes y concejales) tomaron posesión de sus cargos, en más de ocho mil ayuntamientos, jurando o prometiendo sus cargos. Y en la segunda quincena de junio, hicieron lo propio los electos de otras instituciones del Estado, como Diputaciones, Cabildos, Parlamentos y Gobiernos territoriales de la mayoría de las CC.AA., donde también se celebraron elecciones el pasado 24 de mayo.

· Para llegar realmente al poder, según prevé el Art. 108.8 de la LO 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, tanto unos como otros tuvieron que jurar o prometer, en sesiones solemnes, acatamiento a la Constitución, así como cumplir los demás requisitos previstos en las leyes. Para hacerlo, los electos tuvieron que verbalizar la fórmula canónica —prevista en el RD 707/1979, de 5 de abril— que reza así: “Juro o prometo […] guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado […] ”, es decir las leyes.

· Este trámite verbal constituye el espaldarazo y el punto de partida para que los políticos elegidos empiecen a ejercer el poder conquistado y a disfrutar de él. Ahora bien, el propio acto de la jura/promesa de los cargos constituyó ya, en muchos casos, el principio del incumplimiento de las leyes. Además, con la jura/promesa, los electos empezaron a hacer de su capa un sayo y a descalificarse a ellos mismos tanto con sus palabras (“verba”) como con sus actos (“facta”).

· En efecto, en el momento de la jura/promesa, hubo electos que añadieron a la fórmula canónica, explicitada ut supra, coletillas o añadidos, de cosecha propia. Para muestra, sólo dos botones. Los electos, que no aceptan la Transición política española, añadieron a la fórmula ortodoxa, la coletilla “Por imperativo/exigencia legal”, aportación de los electos de Herri Batasuna en los años 90. Por su lado, la catalana Associació de Municipis per la Independència (AMI) pretendió que los electos municipales catalanes, afines a la causa independentista, prometieran sus cargos añadiendo que se ponían "a disposición del nuevo Parlamento [autonómico], del presidente y del Gobierno de la Generalidad de Cataluña que surjan de las elecciones del 27 de septiembre de 2015, para ejercer la autodeterminación de nuestro pueblo y proclamar, junto con todas nuestras instituciones, el Estado catalán, libre y soberano".

· En el momento de la asunción a un nuevo mandato, estas coletillas y muchas otras vacían, limitan, condicionan o desnaturalizan, según la Junta Electoral Central (JEC) y más de un constitucionalista, el sentido propio de la fórmula ritual. Y, al mismo tiempo, denotan desprecio, pitorreo, burla y sarcasmo hacia uno de los actos o formas o situaciones fundacionales de la vida democrática. Por eso, el acto solemne de la jura/promesa del cargo —como dijo en su día el alcalde de Jerez, Pedro Pacheco, a propósito de la justicia— fue, en muchos casos, un auténtico cachondeo. Y, como de costumbre, no se aplicó la ley y no pasó nada.

· Luego, una vez tomada  posesión del cargo y cuando los electos empiezan a gestionar la “res publica”, no es necesario esforzarse demasiado para recopilar infracciones a las leyes y desacatos a las sentencias judiciales, cometidos precisamente por buena parte de los electos, que juraron o prometieron precisamente guardar y hacer guardar las leyes. Desde hace ya demasiado tiempo, los medios de comunicación nos desvelan cotidianamente nuevos casos de una corrupción desbocada, que implican que los electos corruptos, trincones y defraudadores, de aquí y de acullá,  se han pasado y se pasan por el forro de sus caprichos la legalidad vigente, que ellos se han comprometido a guardar y hacer guardar. Además, no tienen empacho en elaborar leyes (en Cataluña, por ejemplo, el nuevo Estatuto, las leyes de normalización lingüística, la Ley de Educación Catalana (LEC), etc.), que no resisten la prueba del algodón constitucional. Por otro lado, no se sonrojan cuando se tiran al monte, afirmando que sólo acatarán aquellas leyes que les gusten y que consideren justas, Ada Colau dixit; o cuando practican el desacato permanente a las decisiones judiciales (en Cataluña, por ejemplo, desacato a las sentencias contra la política de “inmersión lingüística”), parapetándose tras el burladero del fraude de ley. Y, de nuevo, como de costumbre, no se aplica la ley y no pasa nada.

· Ante estos comportamientos de la casta política y del poder judicial, queda en entredicho el estado de derecho y el principio de que todos somos iguales ante la ley. En España, más bien, habría que decir que estamos en el mundo descrito por George Orwell, en Rebelión en la Granja, donde regía el mandamiento discriminatorio, según el cual “todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”.

· Por otro lado, los poderes públicos, aquellos que juraron “guardar y hacer guardar las leyes”, no han hecho nada para implantar el imperio de la ley y así preservar la seguridad jurídica. Más bien, han violado la ley cuando les convenía, haciendo dejación de sus funciones. Y no sólo eso. Además, para llegar al poder, los partidos turnantes (PP y PSOE) no han dudado en pactar con los nacionalistas. Y tampoco han vacilado a la hora de estirar y estirar el chicle del Título VIII de la Constitución, con el fin de apaciguar a los partidos independentistas. Esta política de apaciguamiento con las CC.AA. díscolas con la legalidad vigente me ha hecho recordar el comportamiento contemporizador y cobarde de los países de Occidente ante los atropellos sistemáticos y constantes de la Alemania nazi. Creyeron que era mejor no reaccionar y no hacer nada,  para no provocar a la bestia nazi. Y luego pasó lo que pasó: IIª Guerra y todas las desgracias provocadas por ella.

· Por todo ello y en aras de la transparencia y de la “honestidad radical”, habría que cambiar la fórmula de la jura de los cargos públicos para adecuarla a la idiosincrasia de la  casta política española. Así, nos acercaríamos al objetivo que Juan Ramón Jiménez expresó con estas palabras: “Que mi palabra sea la cosa, el nombre exacto de las cosas”. Por eso y para que los ciudadanos sepamos a qué atenernos, los electos españoles deberían verbalizar, en el momento de la toma de posesión de sus cargos, la fórmula siguiente: “Juro/prometo no guardar ni hacer guardar la legalidad vigente”.

© Manuel I. Cabezas González
m.ignacio.cabezas@gmail.com
Publicado también en Cerdanyola Informa, Periódico el Buscador, Tribuna del País Vasco, Bembibre Digital, web Para la Libertad, Noticanarias, Las Voces del Pueblo y web del Movimiento Cívico d'Espanya i Catalans.
29 de junio de 2015

4 comentarios:

  1. Temo, Manuel I., que el problema no sea la fórmula juro / prometo ni las palabras que los mandatarios recién elegidos digan a continuación, pues ambas no son más que eso, palabras, y nuestros mandatarios nos han demostrado hasta el empacho que no se sienten limitados en sus acciones, ni dirigidos, por la “verba”, sino por sus propios intereses.
    El burdo truco en que los españoles llevamos treinta y siete años picando como pipiolos no es consecuencia de palabras, sino de la propia naturaleza del apoderamiento con que investimos a nuestros mandatarios.
    Si consiguiéramos ver nuestra sociedad con la necesaria perspectiva, comprobaríamos con rubor que, paradójicamente, somos esclavos de nuestros mandatarios, servidores de su despropósito y colaboradores de sus desmanes, y que carecemos de las herramientas necesarias para remediar la situación como no sea cambiando el tablero o las normas del juego. Si te sientas a jugar a las damas con un contrincante, pero dejas que él tome las figuras y las normas del ajedrez, mientras tú aceptas las limitaciones propias de las damas, no te quejes de que él siempre gana, pues eres tú el que tiene que reivindicar lo necesario para que la lucha sea igualitaria.
    No es cuestión de prometer o jurar, ni de decir esto o aquello, sino de no permitir que nuestros partidos políticos controlen todos los poderes del Estado y operen a partir de ahí según sus más estrictos intereses personales y de partido.
    ¡!!Proceso constituyente, YA!!!

    ResponderEliminar
  2. Amigo Manuel:
    Te quedas muy corto pensando que sólo los independentistas y algunos más no tienen ni intención de "respetar y hacer respetar" la Constitución.
    Lo que parece evidente es que NINGÚN POLÍTICO ha tenido la intención de respetar nuestros derechos desde que se estaba redactando la Constitución, o sea, mucho antes de perjurarla.
    Y, lo que es más difícil de entender: tampoco NADIE parece interesado en denunciar que este perjurio es general: todo lo más, denunciamos tímidamente que lo cometen aquellos que tienen ideas que no nos gustan.
    .
    Pero, ¿POR QUÉ no denunciar que este perjurio lo cometen y lo han cometido TODOS desde el principio?
    Observemos un caso del pasado reciente:
    El Art. 14 prohíbe toda discriminación por razón de sexo: ¿conoces, Manuel, algún político que haya votado contra la Ley de la Violencia de Género?
    ¿Está justificado el perjurio en este caso?
    ¿No sospechas que esta "justificación" está basada en la INFORMACIÓN TENDENCIOSA que sólo señala las desventajas de las mujeres?
    ¿Los varones mueren 3 veces más por asesinato y suicidio, fracasan más en la escuela, tienen 7 años menos de esperanza de vida, van 13 veces más a la cárcel... ¿cómo es que no se pide la igualdad en estos casos?
    Y aún más: ¿cómo es que no hay una EXPLICACIÓN OFICIAL de por qué no se pide la igualdad?
    .
    Vamos, vamos, Manuel: ¿cómo es que TODOS estamos de acuerdo con esta falta de transparencia?
    Y antes de la Ley de la Violencia de Género, hubo una Ley del Servicio Obligatorio -sólo-para-varones: ¿cómo es que tampoco se dio razón oficial alguna conocida para no pedir la igualdad?
    Crees, Manuel, que los profesores tienen libertad de cátedra en estos asuntos?
    Vamos, vamos, Manuel: el 100% de los políticos están de acuerdo en VIOLAR NUESTROS DERECHOS.
    Y nosotros estamos de acuerdo en callar.
    ¿CONSECUENCIAS?
    Las puedes intuir en el web
    http://edipais.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. Todos los funcionarios del Estado un poco mayorcitos juramos lealtad a Francisco Franco a las leyes eternas del Movimiento Nacional y a la biblia en verso que nos pusieran por delante. Cuando la ética desaparece convertida en liturgia ¡todo vale! Pero a los falsarios - a los que no tienen ética - les basta con la liturgia que no es otra cosa que una mascarada. si se hicieran estos juramentos el martes de Carnaval al menos estarían en su propio tiempo.
    Por tanto, olvidémonos de la realidad que no existe y vivamos la irrealidad. Creoque fue Feynmna un premio nobel de Física que era de raza judía que comentó, no recuerdo si de él o de un amigo, que visito a un rabino porque estaba preocupado porque estab "perdiendo la fe". El rabino le contestó; no te preocupes, hijo mio; lo importante es que sigas respetando la liturgia.
    ¿Cuantos miles de años llevamos respetando una liturgia sin sentido?
    Todo lo que hay en torno a este asunto de juramentos y promesas con o sin adiciones tan imaginativas como ridículas no pasa de ser peccata minuta.
    ¡Todo es una farsa! ¡vivámosla, pues, con alegría como corresponde a una farsa y dejémonos de preocupaciones éticas, -y aun estéticas - que no tienen cabida en esa farsa!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir. Sólo añado que decir juro o prometo "por imperativo legal" = juro o prometo "coaccionado".
    Los compromisos, orales o escritos, adquiridos BAJO COACCIÓN carecen TOTALMENTE de fuerza legal. Admitir esta fórmula da idea de la altura moral e intelectual de la clase política que la acepta o da por buena, además de la calaña de los delincuentes que la utilizan.

    ResponderEliminar