lunes, 9 de enero de 2017

¡EL LOBO, QUE VIENE EL LOBO!

 
(Los peligrosos boababs del planeta del Principito)

· En una de sus fábulas (El joven pastor y el lobo), Esopo narra la broma que un pastorcillo hizo a los vecinos del lugar. Un día, solo y aburrido mientras pastoreaba el rebaño comunal, empezó a gritar: ¡El lobo, que viene el lobo! A sus gritos, los lugareños acudieron raudos en su auxilio y constataron cómo el pastorcillo se desternillaba por la broma que les había gastado. Una semana más tarde, volvió a repetirla y los vecinos del pueblo volvieron a creerse el engaño. Periódicamente, el pastorcillo volvía a las andadas y los solidarios vecinos del pueblo siempre caían en la misma trampa. Un día, el lobo llegó de verdad. Entonces, el pastorcillo, muerto de miedo, comenzó a vociferar: “¡Socorro! ¡Que viene el lobo!” Pero, esta vez, nadie le creyó ni vino en su ayuda, ya que nadie cree a un mentiroso, aunque alguna vez diga la verdad. Y el lobo diezmó el rebaño.

· Este relato de Esopo viene como anillo al dedo para describir lo que ha sucedido y está sucediendo en la vida política española. Por un lado, tenemos una minoría de ciudadanos que llevan años poniendo el grito en el cielo, no para gastar bromas, como el pastorcillo de la fábula, sino para advertir de que “algo huele mal en Dinamarca”. Por eso, ante los desmanes y provocaciones reales de los nacionalistas-independentistas catalanes, han alertado de los peligros que corren la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc. Y, por el otro, están los “maestros Ciruela de la casta política española”, que han jurado/prometido guardar y hacer guardar las leyes y que han hecho y hacen oídos sordos a los reales avisos de peligro y a las auténticas llamadas de ayuda de los ciudadanos-pastorcillos.

· Desde hace ya demasiados años, en los medios de comunicación, en las redes sociales y también en la calle, la precitada minoría de ciudadanos —que no son esclavos de la “dictadura de lo políticamente correcto”, ni tampoco “moutons de Panurge”— han reaccionado, individualmente o en comandita, ante las provocaciones, los desafíos y los atropellos de los nacionalistas-independentistas catalanes y, también, de otras comunidades autónomas españolas.

· Basta con consultar la hemeroteca y las redes sociales para ilustrar lo aseverado y hacer la lista interminable de los “fraudes de ley”, a los que son tan dados los nacionalistas-independentistas que, con recursos y apelaciones sin cuento, dilatan los procesos y el cumplimiento de las sentencias judiciales. Por otro lado, se deben citar los casos de desacatos y de desobediencia a las sentencias si, por casualidad, llegan a ser firmes. Además, no hay que olvidar el ninguneo y el desprecio hacia el poder judicial, cuando los imputados o acusados se ríen en las propias narices de los jueces, negándose a acudir a los juzgados. Hay que añadir también la “prevaricación” de ciertas instituciones (por ejemplo, el Parlamento de Cataluña o muchos entes locales), que han elaborado leyes o han dictado resoluciones o han tomado decisiones que están en contradicción con la Constitución de 1978 y la legislación general del Estado. Debemos citar también las agresiones a las instituciones y símbolos de nuestro Estado de Derecho: quema de retratos del Jefe del Estado y de la bandera de España, guillotina de retratos del Rey, abucheos al himno de todos y al representante máximo del Estado, etc.

· Ante este estado de cosas, los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, así como los partidos políticos del sistema (PP, PSOE, C’s, Podemos, etc.) y ciertas asociaciones (por ejemplo, Sociedad Civil Catalana) han mirado y miran para otro lado o no han tomado las medidas pertinentes o simplemente se han dedicado a dividir a la ciudadanía, dejando a los nacionalistas-independentistas el camino expedito para que sigan conculcando la legalidad vigente y consolidando el Estado de “des-derecho”.

· Sólo algunas asociaciones (Convivencia Cívica Catalana, Somatemps y Movimiento Cívico de Espanya i Catalans, por citar las más visibles en Cataluña) y algunas redes sociales (Red de Blogs Comprometidos, por dar sólo un ejemplo, con implantación en toda España) se han encargado de mantener encendida la llama de la cordura, de la constitucionalidad y de la razón, en defensa del “Estado de Derecho”. Así, en los últimos años, cada 12 de octubre (fiesta de la comunidad hispanohablante mundial) y cada 6 de diciembre (fiesta de la Constitución), estas asociaciones y redes sociales —en solitario y sin ningún apoyo económico o moral o participativo de los partidos de la casta— han hecho oír su voz para advertir de la espada de Damocles que se cierne, como hemos indicado, sobre la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc.

· Esta dejación de funciones, este mirar para otro lado y el no velar por el respeto de la legalidad vigente, tanto por parte de los poderes del Estado como de los partidos políticos del sistema (PP, PSOE y C’s), que se dicen constitucionalistas, son la ilustración  delsilencio del miedo y de la cobardía”, del que habla el Abate Dinouart: el silencio del que calla cuando es imperativo hacer sentir la voz y velar por la aplicación de la ley, silencio que ampara al delincuente y lo declara impune.

· Además, este comportamiento de la casta política pretérita y presente me ha hecho pensar en dos episodios de El Principito (cf. Cap. V y IX) y en las consecuencias para el futuro inmediato de España. En estos dos capítulos, se narran dos de las actividades cotidianas que El Principito debía realizar para velar por la integridad de su planeta. Cada mañana debía proceder a la limpieza de su asteroide, infestado de malas semillas, para arrancar los boababs nada más nacer. De no hacerlo, estos árboles gigantescos invadirían su planeta, lo perforarían con sus raíces y lo harían estallar. Por otro lado, también debía deshollinar sus dos volcanes en actividad, para que ardieran “suave y regularmente, sin erupciones” y así evitar explosiones violentas y catástrofes; y también un volcán extinguido, ya que “no se sabe nunca” lo que puede pasar. Para esto, el Principito era muy disciplinado, muy diligente y no se dejaba engañar por las apariencias, ya que los boababs, cuando son muy pequeños, se parecen a los rosales.

· En estos momentos, se ha llegado hasta tal punto en Cataluña que, como dijo en su día Julio César, podemos razonablemente afirmar: “alea iacta est”, i.e. estamos al borde del abismo y no hay marcha atrás, si los que deben velar por el respeto y la aplicación de las leyes siguen haciendo dejación de sus funciones. En efecto, desde hace 36 años, la educación, la política lingüística y los medios de comunicación están en manos de los nacionalistas-independentistas. Por eso, las raíces de los boababs independentistas han penetrado tan profundamente en las mentes de los niños, de los jóvenes y de los “moutons de Panurge”, que hay un riesgo cierto de que se cuartee y reviente la democracia española, el estado de derecho, la paz social, la soberanía nacional, los derechos y libertades de los ciudadanos españoles, etc.

· Algunos —como Francesc de Carreras (alter ego de Albert Rivera), en un artículo reciente, o Carlos Carizosa (vocero de C’s en el Parlamento de Cataluña), en una entrevista radiofónica de finales de 2016)— siguen mareando la perdiz y proponen la misma solución al denominado “caso catalán”: “La cuestión catalana actual no se resuelve con una reforma de la Constitución, sino con una derrota del nacionalismo en las urnas”. Ante esta solución ambigua y enredadora, debemos preguntarnos: ¿En qué tipo de urnas? ¿Acaso de Carreras y Carrizosa no se han dado cuenta de que, como ha demostrado la vida política de los últimos meses, las urnas las carga el diablo y acostumbran a dar sorpresas? Pensemos en el Brexit de Cameron; en las urnas de Matteo Renzi, en Italia; en las de Juan Manuel Santos, en Colombia; o en el resultado de las presidenciales en EE.UU., que dieron la victoria a Donald J. Trump. ¿No sería más razonable, congruente y operativo el respeto y la aplicación de la legalidad vigente, pero de toda la legalidad vigente? Si nos saltamos la ley y no pasa nada, como ha sido el caso hasta ahora, hay que levantar acta de la muerte de la seguridad jurídica y, como correlato, de la vuelta de la testicular ley de la selva. ¡Y que el Señor nos coja confesados!

 © Manuel I. Cabezas González
www.honrad.blogspot.com
Publicado también en Periodista Digital, Cerdanyola info, Liverdades.com, Cerdanyola informa, A Fons Vallès, Fuerteventura Digital, Red de Blogs Comprometidos, Catalunya Press, Press Digital, Bierzo Diario, Bembibre Digital, La Tribuna del País Vaco, Periódico El Buscador y Noticanarias. 
9 de enero de 2017

 

10 comentarios:

  1. Las urnas NUNCA deben ser un fin es sí mismas...y en algunos casos ni siquiera un medio.

    ResponderEliminar
  2. Buf Manolo. Visión partidista desde un objetivo unionista y minoritario en las urnas. Aplicar la ley de Julio César en tierras extrañas, no procede por no ser las propias derogadas en 1714 bajo la sangrienta imposición borbónica y repuesta por Franco. Este no es el camino de ningún tipo de diálogo. Y el diálogo no existe por parte del estdo opresor, más bien lo contrario y en esto debrias darnos la razón, ellos hicieron de los nacionalistas independentistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xavier:

      • Es difícil comprender lo que escribes. Tengo que hacer esfuerzos titánicos para intentar descubrir lo que quieres decir. Y, si te soy sincero, no sé si lo he conseguido.

      • Tildar mi texto de partidista, sin argumentar, no me parece de recibo. Y afirmar que los que queremos ser españoles y catalanes somos minoritarios en las urnas es una patraña.

      • La cita de Julio César (“alea iacta est”) es simplemente una cita y no, ninguna ley, como escribes. Se trata de la expresión atribuida a Julio César en el momento de cruzar el río Rubicón entre el norte de Italia y la Galia Cisalpina, dando comienzo a la guerra civil contra Pompeyo. Y la mezcla que haces de Julio César con los Borbones y Franco es simplemente una ucronía, un sinsentido y un anacronismo.

      • ¿Cómo puedes hablar de diálogo cuando una de las partes repite, desde hace mucho tiempo, “reféndum, sí o sí”, “independencia, sí o sí? Hacer respetar la legislación vigente, elaborada democráticamente, no ha hecho “de los nacionalistas independentistas”, como afirmas gratuitamente. La fabricación de independentistas se fundamenta, como argumento en mi texto, en un control absoluto, desde hace 36 años, de la enseñanza, de los medios de comunicación y de la política lingüística. Así se las ponían a Fernando VII.

      Manuel I. Cabezas

      Eliminar
  3. Con Xavier, no vamos a perder el tiempo. Lo que planteas es la realidad de lo que está pasando. Los que están fanatizados y acomodados en el sofá no tienen visión propia, todo les entra a través de TV3 y Catalunya Radio y demás medios independentistas. No se han enterado de la deuda que también ellos habrán de pagar, que asciende aproximadamente a unos 70.000 millones de €. Y que "su" familia Pujol no pagará. Raquel Casviner Cañellas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras la Gene "riegue" generosamente - a costa del bienestar de los catalanes que pagamos impuestos - a sus amiguetes commilitones (La Vanguardia, Periódico, TV3 CatRadio, ANC, Omnium, y un sinfín de acólitos lacayos) con dinerito a espuertas... y el pueblo español lo consienta ¿No habrá forma de DERROTAR la ideología nacida de una raíz podrida y de mala madre (por no decir ramera): el 3 percent!!!!!!

      Esa y no otra es la ideología del Tercer Reich catalán: dinero, dinero, dinero, poder, poder, poder, impunidad, impunidad, impunidad.
      Un nido de víboras voraces, ávidos y avariciosos personajes que chupan la sangre al pueblo con milongas, cantos de sirenas y MANIPULACION CONTÍNUA

      Eliminar
  4. En la Grecia primigena, cuando uno o varios de sus ciudadanos atentaba de una u otra forma contra el poder del Estado basado en la democracia participativa de los ciudadanos se le ejecutaba, sin más. La ejecución podía ser más o menos violenta e incluso se podía ejecutar mediante la ingesta de un veneno como la cicutala. Hoy una buena parte de los nacionalistas asíduos al independentismo la mayoría de los cuales deja mucho que desear en cuanto a acciones y omisiones de los actos que deberían cumplir y que prometieron o juraron cumplir (ahí vá esa)sin que ni cumplan ni sirva para una higa su promesa o juramento, así que demás de traidores se les puede considerar perjuros, sin embargo los que llevan las riendas del Estado miran cobardemente hacia otra parte siendo por ello cómplices en en gran medida coautores de los innobles y espurios actos que indíviduos de la calaña de Más, Homs, etc. han ejecutado y hacen cada día.

    ResponderEliminar
  5. En la Grecia primigena, cuando uno o varios de sus ciudadanos atentaba de una u otra forma contra el poder del Estado basado en la democracia participativa de los ciudadanos se le ejecutaba, sin más. La ejecución podía ser más o menos violenta e incluso se podía ejecutar mediante la ingesta de un veneno como la cicutala. Hoy una buena parte de los nacionalistas asíduos al independentismo la mayoría de los cuales deja mucho que desear en cuanto a acciones y omisiones de los actos que deberían cumplir y que prometieron o juraron cumplir (ahí vá esa)sin que ni cumplan ni sirva para una higa su promesa o juramento, así que demás de traidores se les puede considerar perjuros, sin embargo los que llevan las riendas del Estado miran cobardemente hacia otra parte siendo por ello cómplices en en gran medida coautores de los innobles y espurios actos que indíviduos de la calaña de Más, Homs, etc. han ejecutado y hacen cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi niñez, en mi pueblo,por los lejanos 50, nunca oí hablar mal del "pueblo catalán",mas allá de su tópica tacañearía; todo lo contrario, se le admiraba. Sin embargo han sido muchas las ocasiones, cuando salí de mi minúscula villa castellana, y contactado con catalanes, que he percibido en su discurso un tono de superioridad universal sobre el resto de españoles. Quizás se excedieron en halagar a esa parte de España, al menos hacer sus alabanzas extensivas a todo catalán.
      Sobre este asunto he construido tres salidas posibles:
      1.-Dejar hacer a los nacionalistas (2Mllnes de españoles?)
      porque eso es lo que van a hacer, sin contar con los
      44 Mllnes restantes.
      2.-Tomar la vara y echar de España a quienes no quieran
      ser de España, por las malas naturalmente.
      3.-Esta tercera es la que mas me convence pues sospecho
      que es la que mas jode a los separatas. Veamos...
      "A mi, del planteamiento secesionista, lo que me preocupa es el futuro de quienes quieren seguir siendo catalanes y españoles. Los nacionalistas me la refanfinflan. Es más, prefiero no compartir con ellos ni el aire; eso sí, respeto su deseo y derechos como quiero que hagan con los míos. Así pues, lo que procede es que se haga un referéndum en que participen, obligatoriamente, todos los ciudadanos de CAT con derecho, además con el voto identificado pues del resultado de la consulta, y en los porcentajes que se obtengan, se partiría el territorio. Resultarían un estado catalán y una región catalana española. Los que hubieran optado por la secesión perderían, en un mes, la nacionalidad española y pasarían a ser residentes en la CAT española,(en forma y tiempo a criterio de España). Ni que decir que algunos, si de mi dependiera, en cuanto estuvieran configurados los nuevos territorios saldrían expulsados de la CAT española. ¿Se imaginan la paz y el descanso que nos iba a quedar, al menos en este lado?"

      Eliminar
    2. En mi niñez, en mi pueblo,por los lejanos 50, nunca oí hablar mal del "pueblo catalán",mas allá de su tópica tacañearía; todo lo contrario, se le admiraba. Sin embargo han sido muchas las ocasiones, cuando salí de mi minúscula villa castellana, y contactado con catalanes, que he percibido en su discurso un tono de superioridad universal sobre el resto de españoles. Quizás se excedieron en halagar a esa parte de España, al menos hacer sus alabanzas extensivas a todo catalán.
      Sobre este asunto he construido tres salidas posibles:
      1.-Dejar hacer a los nacionalistas (2Mllnes de españoles?)
      porque eso es lo que van a hacer, sin contar con los
      44 Mllnes restantes.
      2.-Tomar la vara y echar de España a quienes no quieran
      ser de España, por las malas naturalmente.
      3.-Esta tercera es la que mas me convence pues sospecho
      que es la que mas jode a los separatas. Veamos...
      "A mi, del planteamiento secesionista, lo que me preocupa es el futuro de quienes quieren seguir siendo catalanes y españoles. Los nacionalistas me la refanfinflan. Es más, prefiero no compartir con ellos ni el aire; eso sí, respeto su deseo y derechos como quiero que hagan con los míos. Así pues, lo que procede es que se haga un referéndum en que participen, obligatoriamente, todos los ciudadanos de CAT con derecho, además con el voto identificado pues del resultado de la consulta, y en los porcentajes que se obtengan, se partiría el territorio. Resultarían un estado catalán y una región catalana española. Los que hubieran optado por la secesión perderían, en un mes, la nacionalidad española y pasarían a ser residentes en la CAT española,(en forma y tiempo a criterio de España). Ni que decir que algunos, si de mi dependiera, en cuanto estuvieran configurados los nuevos territorios saldrían expulsados de la CAT española. ¿Se imaginan la paz y el descanso que nos iba a quedar, al menos en este lado?"

      Eliminar
  6. Yo creo que tiene razón el galaico- leonés cuando establece una posición estática ante el nacionalismo. En realidad quienes salen perjudicados son los catalanes. A Galicia, Extremadura, etc. no le afecta el grave endeudamiento y el despilfarro del gobierno catalán. Es a los catalanes a quienes afecta. Se están cavando su propia fosa...

    ResponderEliminar